Herramientas para gestionar la incertidumbre

Herramientas para gestionar la incertidumbre

 info@giraldezpsicologos.com

608523792 – 952378774

¿Cómo gestionar la incertidumbre?
Herramientas psicológicas para todas las edades.

En estos momentos estamos pasando por una experiencia en la que nos enfrentamos a un montón de dudas, preguntas, inquietudes, nervios, miedo, agobio, constituyendo todo esto un gran estado de incertidumbre.
La incertidumbre es un proceso que se da a raíz de la falta de certezas, es una situación que termina cuando tenemos la solución o desenlace de la situación que la genere. A veces el desenlace de algunas situaciones tarda en llegar, por este motivo es importante contar con herramientas para gestionar de una manera sana las emociones que nos genera la INCERTIDUMBRE.
Las personas estamos continuamente expuestas a muchísima información de diverso contenido. Como resultado de la sobreinformación, cada uno de nosotros hacemos unas interpretaciones diferentes de esa información, que viene además acompañada por la dificultad para jerarquizar y articular este gran volumen de información, generándose aún más incertidumbre.
Además el cerebro del ser humano esta programado para sentir un mínimo de control sobre su vida, y cuando en situaciones externas o traumáticas, esto no es posible, la incertidumbre se apodera de la persona y genera bloqueo e incluido trauma. Por todo ello es importante conocer cómo gestionar la incertidumbre.

Herramientas para gestionar la incertidumbre:
1. Tener en cuenta que ante la incertidumbre nuestro cerebro intenta generar respuestas: estas respuestas que nuestro cerebro genera compulsivamente en forma de pensamientos, son solo eso, pensamientos. Es importante saber relacionarte con estos pensamientos para que no te dominen, ya que cuando tenemos muchas dudas, generamos respuestas optimistas y/o pesimistas, pero la realidad es que no sabemos la respuesta, por lo tanto, esas respuestas generadas no se ajustan a la realidad.

LA REALIDAD OBJETIVA ES: “NO SÉ LO QUE VA A PASAR”

2. Estar enfocado en el presente: es importante identificar en qué tiempo se están dando tus pensamientos, que en realidad, pueden ser una respuesta a cómo te estás sintiendo. En momentos de incertidumbre es fácil que el pensamiento pueda viajar al futuro, como un intento de control inconsciente, generando esto sensaciones de ansiedad, o al pasado, para analizar lo que podríamos haber hecho y asi evitar la situación de incertidumbre actual, que nos genera sensaciones de impotencia y tristeza. Sin embargo, el único tiempo que existe y que realmente puedes gestionar es el PRESENTE.

PASADO (Lamentar) → PRESENTE (Oportunidad) → FUTURO (Incertidumbre)

3. Identifica qué puedes mantener bajo control y qué no: Tener en cuenta qué variables puedo controlar (normalmente son las que solo depende de ti mismo): “me voy a quedar en casa”, “solo voy a salir en situaciones necesarias con mascarilla y guantes” , “voy a ayudar y apoyar todos los que lo necesiten desde los medios que tengo”…
Ser conscientes de las variables que no depende de ti: “cuándo sacarán una vacuna”, “la gente no deja de salir a la calle”, “aumentan los casos” …

4. Acepta que no puedes controlarlo todo: Tras identificar qué depende de mi y qué no, tener una actitud de aceptación. Es imposible controlar todo, y no aceptar que esto es así te mantendrá en estados de lucha, enfado, frustración, etc. La aceptación se trata de una actitud en la que se reconoce que no se puede controlar todo, y se deja de hacer cosas para intentarlo. Esta actitud te aportará mucha tranquilidad.

¿QUÉ DEPENDE DE MI? → ME ENCARGO DE ELLO → ACEPTO NO PODER CON TODO

5. Acepta que estás sintiendo incertidumbre porque la situación actual no es fácil: En situaciones como la que estamos atravesando, en la que estamos pasando mucho tiempo con la familia o solos, echando de menos a muchas personas, sin saber si estaremos enfermos o algún familiar lo estará, es coherente con la realidad sentir esa incertidumbre, es importante que nos contemos que esto es normal y que aceptemos nuestra emoción de incertidumbre como natural.

6. Sé consciente de las emociones que te generan: Identificar cómo me estoy sintiendo me dará más posibilidades de poder gestionar y permitirme esa emoción, en lugar de esconderla o luchar contra ella. Es importante dejarnos sentir.

7. Céntrate en tus oportunidades actuales: ¿Qué puedo hacer ahora que me ayude a pasar un buen rato? ¿Quiero aprender algo? ¿Quiero hacer algo que tenía pendiente desde hace tiempo? ¿Cómo quiero pasar mi tiempo?

Centrarte en las oportunidades que te da una nueva situación, te ayudará a crecer como persona y no anclarte en el lamento, la rabia o la impotencia.

“Ninguna situación es eterna, disfruta de lo que te da cada momento y ten presente que todo pasa



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat