LA ESCULTURA

¿De dónde surge esta técnica?

 

La Escultura forma parte de las denominadas técnicas activas procedentes del psicodrama de J. Moreno. La denominación concreta de Escultura y su aplicación específica a la terapia familiar nos remite a Kantor y Duhl del Instituto de la Familia de Boston, y su desarrollo y extensión posterior a Papp, del Family Institute de N. York, y posteriormente a Andolfi y Onnis.  A medida que la técnica se ha investigado, se ha extendido a otros ámbitos de la intervención terapéutica, aplicándose igualmente en terapia individual, familiar, de pareja, y en todas las edades, desde niños a adultos. Convirtiéndose en una de las herramientas más utilizadas en el ámbito de la psicología sanitaria y clínica por sus importantes resultados.

Definición y descripción de la técnica.

 

“Es la expresión plástica y simbólica, de la estructura vincular de un sistema, mediante la instrumentalización de los cuerpos de los elementos de dicho sistema”

 

  • Para empezar a hacer la escultura, se parte a raíz de la observación de la forma, altura, postura, etc., del físico de aquellos individuos que forman el grupo (familia, pareja), para escoger o esculpir las figuras lo más parecidas posible. Aunque en muchas ocasiones simplemente se solicita al paciente que elija de entre los muñequitos los que le apetezca o le fluya de su interior, sin tener en cuenta los parecidos reales.

 

  • A continuación, se moldean sus posturas, gestos, posiciones relativas, distancias, contactos, etc. Unas veces los pacientes se basan en la realidad y otras se dejan llevar por lo que sienten, es decir, si por ejemplo el paciente tiene a su pareja cerca físicamente en la realidad, pero el paciente la siente lejos, en la escultura la puede representar lejos de él.

 

  • La finalidad es formar un grupo escultórico, habitualmente estático, aunque hay versiones que utilizan el movimiento.

 

  • Una vez el grupo está posicionado, se observa quien está al lado de quien, si se miran o se dan la espalda, si está cerca o lejos. En definitiva, se muestra al paciente la forma en que ha colocado a cada miembro, de esta manera, el escultor se da cuenta de la composición mental consciente e inconsciente, que tiene de las interrelaciones de aquel grupo humano.

 

La escultura se realiza siempre desde la subjetividad del “escultor”, que proyecta su visión de la realidad en cómo coloca a las figuras que elige, permitiéndonos a lo psicoterapeutas observar el funcionamiento de su estructura mental más profunda e inconsciente.

Déjenos ayudarle, pida su cita ahora

A la escena representada, se le añade la información emocional que el paciente quiera expresar, todo ello permitirá un proceso de explicación, reorganización y reformulación de él mismo y sus relaciones con el mundo.

 

Los cuerpos de plastilina son moldeados y modelados por el que “esculpe” y expresa un punto de vista. El paciente también puede elegir no esculpir con plastilina, sino escoger directamente a las figuritas (muñecos de Playmóvil confeccionados especialmente para fines terapéuticos) y colocarlos a su gusto.  A partir de la realización de la escultura, se lleva al cabo un proceso de  análisis y comprensión, haciendo conscientes estructuras desconocidas para el propio paciente, permitiendo así, una toma de consciencia que les ayudará a gestionar su realidad, desde una posición más coherente con las propias necesidades. Además de tener la oportunidad de elegir desde la consciencia plena, su propia posición en el grupo, en la familia, en la pareja o en la vida.

Proceso Terapéutico

Durante el proceso creativo el que esculpe, plasma su escena interior mental, en una escultura determinada observable, es decir que le da forma a sus sensaciones. La vivencia de la escultura conlleva que cada sujeto pueda percibir en el aquí y ahora lo que le provoca la posición relativa, los gestos, las distancias, etc., de las figuritas elegidas y representadas. De esta manera cada uno clarifica su posición en el sistema y el modo de vincularse emocionalmente a los demás.

 

Esta técnica se adapta a las necesidades particulares de cada persona, por lo que el proceso a pesar de seguir unas líneas generales comunes, será distinto en cada paciente.

 

  • La primera fase consiste en recabar información sobre el paciente y su problemática.
  • La segunda fase consiste en plantear objetivos.
  • La tercera fase consiste en pedir que represente su situación realizando una escultura con figuritas o con plastilina, lo que el paciente elija.
  • La cuarta Fase consiste en analizar la posición, dirección, postura, y sensaciones que le evoca dicha representación.
  • La quinta fase consiste en realizar las técnicas que a continuación se explican (espejo, doble, cambio de roles, etc.).
  • La sexta fase consiste en recapitular, y analizar todo lo sucedido en el proceso de escultura.
  • La séptima y última fase consiste en hacer consciente al paciente del funcionamiento de su propia estructura mental, y a través de nuestras preguntas que el propio paciente pueda descubrir y darse cuenta de cómo está representando su realidad, y cuáles son las creencias inconscientes que están generando dicha escultura.

 

Existen distintas técnicas básicas en la escultura (el espejo, el doble, el cambio de roles, soliloquio, multiplicación dramática, etc.), que están muy definidas y estudiadas. Aunque es una técnica tan abierta y creativa que permite multitud de combinaciones, tantas como personas y situaciones existen.

 

Por otro lado, se pueden realizar distintos tipos de escultura (Escultura actual, ideal, temida. Escultura del pasado, del presente y/o del futuro), con multitud de posibilidades a combinar, según sea la necesidad del caso.

Objetivo de la Terapia

Para finalizar es interesante señalar que la técnica de la escultura tiene distintas funciones o finalidades:

  • Diagnóstico de las dinámicas relacionales y vinculares.
  • Comprensión profunda o insightemocional, es decir darse cuenta o tomar consciencia, de qué “está ocurriendo” en la vida del paciente, desde una comprensión mucho más profunda se su propia forma de funcionar, descubriendo cuales son las propias estructuras inconscientes y como ello condiciona su forma de relacionarse con el mundo.
  • Cambio y reorganización, algunos pacientes necesitan cambiar algún área de su vida o reorganizarla, pero no saben ni como hacerlo ni por donde comenzar. La técnica de la escultura es muy efectiva en este tipo de situaciones, ya que el paciente puede ver y experimentar a través de la representación de la escultura, cómo se sentiría en otras situaciones. Estas situaciones pueden ser de muy distinta índole (drogas, infidelidad, paro, depresión, fobias, miedos, estancamiento personal, ansiedad, bloqueos, etc.).

 

En Giráldez Psicólogos nuestros especialistas aplican la técnica de la escultura combinada con otras muchas. Es por ello que nuestra intervención terapéutica se caracteriza por ser Integracionista, es decir que nos formamos y reciclamos continuamente, para abordar los casos desde una perspectiva general y completa. El ser humano no solo es conducta, pensamiento, emoción o, inconsciente, sino que somos un TODO, estamos formados por todo ello, y además también somos y nos influye la sociedad que nos rodea, la cultura, la familia, el clima, incluso nuestra biología, por eso, SOMOS UN TODO, complejos y sencillos a la vez. Es desde el conocimiento de la complejidad del ser, desde donde nos gusta trabajar, para resolver problemas de verdad.

Contacte con Nosotros

Pida su cita o consulte cualquier duda.

Debe aceptar la política de privacidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Llámanos